Esta es la altimetría de las dos vertientes de ascensión al pueblo de Gallegos, una ruta circular que parte de Valdecuna para rodear el bellísimo valle de Cuna y Cenera. La vertiente de Insierto tiene una longitud de poco más de tres kilómetros de los cuales los realmente duros son los dos primeros (en realidad, 1,9 kilómetros) en donde las pendientes se mantienen en torno al 9-12% (atención a la durísima rampa que se encuentra en pleno Insierto. Superada esta zona la ascensión se suaviza (con algún tramo de bajada) llegando a Gallegos tras superar varios “toboganes” (“sube-bajas”). La otra vertiente, por el contrario, es más regular, pues se inicia con suavidad en Valdecuna. Los dos primeros kilómetros, hasta Cenera discurren por una carretera en un excelente estado y muy ancha (aquí las rampas apenas se acercan en alguna ocasión al 5%). Pero el estrechamiento de la vía en dicha localidad y el empeoramiento del firme algo más adelante (tras superar el desvío hacia Gallegos) nos van a aproximar a la zona más dura de la ascensión. Y es que el kilómetro final tiene una pendiente media próxima al 13% y las rampas, ya cerca del final de la subida se endurecen de forma sorprendente.

Y estas son algunas imágenes de las dos vertientes:

Este es el inicio de la vertiente de Insierto, con mucha dureza y rampas como esta...

La carretera está en buen estado y es bastante estrecha...

Esto es Insierto, donde aún encontramos rampas más duras (15-16%).

Durante casi dos kilómetros, la pendiente no cede. Aquí ya dando los últimos coletazos...

Próximos a Gallegos (al fondo) se sucede un terreno de constantes toboganes.

Estas son imágenes de la vertiente de Cenera. Aquí, en las mismas caleyas de Gallegos, con una pendiente brutal.

El último kilómetro de esta cara es espectacular, durísimo...

Este es el desvío hacia Gallegos, tras pasar Cenera.

Y esto es Cenera.

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps (aparece cortado a la altura de Insierto):

MAPA (tramo 1)

MAPA (tramo 2)