Angliru, Gamoniteiru y... ¿Será ésta la tercera subida más dura de Asturias? Es difícil de saber porque la orografía asturiana es amplísima y cada poco tiempo surgen ascensiones que se acercan a los dos colosos ciclistas del momento. Pero bien es cierto que esta subida a Carraceo es la más dura del concejo de Aller, y eso ya es mucho porque en dicho municipio se encuentran los conocidos Coto Bello y San Isidro, además de Vegarada, un impresionante puerto de paso que presenté en este blog hace unos meses. Pero con Carraceo estamos ante una subida diferente ya que tiene salida, aunque no asfaltada. El final de esta ascensión lo he situado en el cruce con la Vía Carisa, tremenda vía de comunicación utilizada por los romanos para adentrarse en Asturias hace 2000 años.

Ahí van unos datos para que empiecen, cuando menos, las discusiones. Si nos remitimos a los 6,9 kilómetros de ascensión propiamente dicha, la subida tendría una pendiente media del 12,33 y eso que cuenta con dos tramos de llano, ambos de unos 500 metros y una pequeña bajada en el tercer kilómetro. Rampas al 24%, dos kilómetros y medio a más de un 15%, un APM que ronda los 400... Los datos son realmente arrolladores. Pero aún hay más, ya que si añadimos ese tramo que alcanza el cruce con la Vía Carisa estaríamos ante una subida de más de 8,5 kilómetros y un APM de 410.

¿Y esta subida es de bici de carretera o de BTT? Aquí hay dudas, amplias dudas. Los dos primeros kilómetros son de asfalto, hasta que llegamos al desvío hacia Carraceo y dejamos a un lado la carretera que va a los Bustios. Arranca aquí un tramo de unos 200 metros de zahorra, aunque compactada, con lo que bien se podría hacer en bici de carretera. A continuación viene el brutal tramo de 600 metros cuya media supera el 17% y que transcurre por hormigón. Posteriormente, hasta el kilómetro 5,5, aproximadamente, se suceden los tramos de tierra, compactada, y hormigón (no solo en las curvas de herradura, como se verá en las imágenes). La última fase de la parte dura, hasta el kilómetro 6,9 (es decir, casi kilómetro y medio) es de hormigón (salvo unos 100-200 metros). El descenso hasta las cabañas ganaderas de Carraceo vuelve a ser de tierra, y luego hay varias zonas de hormigón hasta el final de la subida... Cuestión de gustos, aunque más recomendable hacerla con BTT, pero repito el estado de la pista es comparable a los transitados Finestre (en el Giro de Italia) y Trobaniello (uno de los futuribles puertos de tierra de la Vuelta a España). Sólo hay que ver las fotos para hacerse una idea...

Pero vayamos ya con la descripción propiamente dicha de esta subida, de esta infernal ascensión... Situamos su inicio en el valle del río Negro, en la localidad de la Maravilla, la cual encontraremos a unos dos kilómetros de Moreda de Aller, tras coger la carretera que va a Santibáñez de Murias. El arranque es espectacular, durísimo, con una rampa al 15% que sirve de aperitivo para lo que vamos a encontrar más arriba. Pero tras unos 500 metros de órdago, llegamos a una zona llana, también de medio kilómetro, que servirá de respiro. Hasta que en el kilómetro 1 la carretera vuelve a inclinarse de forma muy abrupta. Rampas de hasta un 22% será lo que nos encontramos en este tramo de carretera. Y, al igual que en el kilómetro anterior, tras 500 metros de gran dureza, una zona suave de medio kilómetro que nos conducirá al desvío hacia Carraceo. Será aquí donde abandonamos el asfalto y la carretera que asciende a Los Bustios, adentrándonos en el bosque y en una pista, en un principio, de zahorra y, posteriormente, de hormigón. Llegamos a una señal que nos indica una prohibición de circular a más de 20 kilómetros de hora y avisándonos de que el camino tiene rampas pronunciadas... Y tanto...

Kilómetro 2,2 de ascensión. Todo lo que hemos visto hasta ahora nos habrá provocado dudas acerca de los datos proporcionados, pero entramos en nueva dimensión. Seiscientos metros cuya pendiente media se sitúa en el 17,33%, muros al 20% y un hormigón rayado que dificulta el pedaleo. Casi 3 kilómetros de subida, cuando volvemos a encontrarnos otra fase de descanso, más breve que las anteriores y que nos adentra de lleno en el bosque, transcurriendo así los siguientes 3 kilómetros aproximadamente. La subida ahora ya no nos va a proporcionar referencias, puesto que se sucederán las curvas de herradura, en hormigón y larguísimos tramos rectos cuya pendiente transcurre casi siempre por encima del 15%. Y no tendremos referencias hasta que en el kilómetro 5,5, aproximadamente, la carretera se abre completamente y abandonamos la zona arbolada. Si todo lo anterior nos ha dejado ya completamente agotados, ya que las pendientes se han mantenido por encima del 10% durante más de 3 kilómetros, lo que viene ahora nos va a producir una sensación de desasosiego y miedo, ya que las rampas se incrementan aún más y vemos, muy al fondo, Carraceo y la pista de la Carisa. El tramo, en hormigón, es absolutamente infernal. Una recta cuya inclinación se va incrementando más y más...

Tras 6,9 kilómetros de penurias, kilómetros enteros a más de un 15% y rampas que se van por encima del 20% (alguna al 24%) llegamos a un primer alto. Poco más de 500 metros de descenso nos van a conducir a Carraceo, conjunto de cabañas ganaderas, y en donde las vistas son realmente bellas. Un puerto para colosos y de vistas colosales. Pero la subida aún puede aumentar, ya que tras pasar Carraceo la pista continúa hasta cruzarse con la Vía Carisa. La ascensión tendría globalmente 8,65 kilómetros a una pendiente media del 10,11% y coeficiente APM de 410. Sólo os recuerdo que el Angliru tiene 492 y el Gamoniteiru, 469 (según mis mediciones), en tanto que la Cobertoria se quedaría en 270; Vegarada, en 290; Cubilla, en 229... Estamos hablando, por tanto, de una subida absolutamente grandiosa, colosal, durísima, que compararía, a "grosso modo" con el Zoncolan, aunque en miniatura. Pero menuda "miniatura"...

Este es el perfil de la subida:

Y ahora unas imágenes de la ascensión: 

Este es el desvío que encontramos en la localidad de la Maravilla, hacia los Bustios. Arranca una de las ascensiones más duras de Asturias. 


Ya hemos pasado el primer kilómetro y enfocamos, aún en asfalto, una de las fases duras de la ascensión. 

Paisaje realmente bello.

Este es el desvío. Continuamos de frente y dejamos a la derecha la carretera que va a los Bustios.

Nos encontramos esta señal en el kilómetro 2,2. Rampas pronunciadas dice...

Y arranca el "infierno". 600 metros de auténtico órdago. 

Este es el tramo de 600 metros cuya media es superior al 17%... 

Durísimo... 

Ya dentro del tercer kilómetro, y tras una zona de tierra, vuelve el hormigón y las rampas infernales... 

Más herraduras que irán minando nuestras fuerzas...

No creais que sólo he puesto las zonas duras. Durante 3-3,5 kilómetros las zonas más suaves estarán en estas "herraduras".  

Las zonas de tierra están en muy buen estado, como vemos aquí.

La tregua no existe en este tramo...

Fijaos en la salida de la curva, que no tiene desperdicio. La pendiente aún se incrementa más...

A partir de aquí, y hasta ese primer altillo, la subida adquiere ya tintes épicos...  

Se abre la subida, pero seguimos sin poder levantar la cabeza del manillar... 

Hasta un 24% alcanzamos aquí.  

Allí abajo, Moreda de Aller. Este tramo es psicológicamente de una dureza sólo comparable a la Cueña Les Cabres...

Hasta que, tras casi 7 kilómetros, la rampa cede y nos encontramos con un tramo de descenso...

...y vemos esto... Carraceo y el final de la pista.

Esto es Carraceo, donde la pendiente vuelve a incrementarse poco a poco. 


 

Nos aproximamos al cruce con Vía Carisa. Las pendientes alcanzan aquí el 13% (el remate final). 

Y, finalmente, llegamos a Vía Carisa a 1200 metros de altitud. 

Una de las cabañas ganaderas de Carraceo, con las fabulosas vistas que tenemos desde la cima.

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps (la pista es una aproximación):