Una de las ascensiones de paso más espectaculares que podemos encontrar en las Cuencas Mineras es la del alto del Couxial (más conocida en ámbitos cicloturistas como Paxío), la cual tiene dos vertientes conocidas: la de Mieres y la de Valdecuna. Aunque podemos ampliar el número de las mismas si utilizamos una estrecha carretera que parte de la localidad de El Requexau, a la altura del polígono de Gonzalín. La subida es similar a la cara norte de Carabanzo (la que empieza en Santa Cruz de Mieres), aunque algo más dura, pues encontramos pendientes que llegan hasta un terrible 26%. Pero si sorprendente es la primera parte, hasta el cruce de la carretera que viene desde Siana, no lo es menos la segunda, ya que sólo nos queda el tramo final del Couxial por su cara mierense, ya sin el tramo de descenso y con rampas muy duras (tramos por encima del 10% muy continuados). Los números de esta vertiente no dejan lugar a dudas de que es una subida que, ciertamente, puede provocar muchas dificultades al ciclista: 2,6 kilómetros al 9,7%; un coeficiente APM de 81 y rampas que superan ampliamente el 20%.

Y ahora, unas imágenes de la subida:

Este es el desvío que encontramos en el polígono de Gonzalín, en Mieres.

El Requexau, el inicio de la ascensión...

Aún estamos a tiempo de dar la vuelta porque poco después el panorama cambia completamente...

Esta es la emboscada de esta vertiente. Carretera estrechísima y unas rampas descomunales, por encima del 15%... Aquí las pendientes alcanzan su punto álgido, con un espectacular 26% de máxima...

Curva de herradura para aproximarnos al cruce.

Salimos a la carretera del Couxial por la vertiente de Siana.

Esto es Paxío, donde las pendientes disminuyen levemente.

Cerca ya de coronar aún encontramos rampas muy duras, por encima del 10%.

Pincha en los enlaces para ver la subida en Google Maps: