Siempre en busca de la carretera más dura que haya, al fin he dado con una espeluznante subida asfaltada de 2 kilómetros que casi sube al cielo. De las cerca de 70 ascensiones que he realizado en unos 6 meses (desde que me he puesto a hacer altimetrías) puedo decir que es la subida asfaltada más dura de toda la comarca del Caudal y una de las más duras de toda Asturias. Dudo mucho, además que de entre las hormigonadas que me quedan por ver haya una en la que esté comprimida tanta dureza, ya que si bien he encontrado ya alguna que alcanza el 30%, esta llega al 28% sobre asfalto. La subida en cuestión se sitúa en el centro de la región, comenzando en la localidad mierense de Lloreo, pueblo situado en la carretera N-630, entre Mieres y Oviedo. Tras un corto recorrido por las calles de Lloreo alcanzamos un cartel indicándonos “Cuestes de Lloreo”, población situada en mitad de la subida. A partir de aquí los “muros” se suceden sin descanso, lo cual se puede observar en el perfil altigráfico realizado en tramos de 100 metros. ¿Tiene descansos esto? Pues sí, breve, al 10-11% y situado en torno al kilometro 1,3. Pero después vuelven las rampas inhumanas de una ascensión que, ciertamente, menos mal que sólo tiene 2 kilómetros...

La carretera es estrechísima en todo momento y el asfalto es reciente (esta subida era de hormigón hasta hace bien poco). Hay que señalar que poco antes de llegar a La Llosa Alfonso hay un gran hundimiento de la calzada (más de medio carril) que según los lugareños lleva sin arreglar cerca de 1 mes. Señalo esto último porque se asfaltan subidas que no conducen a ningún sitio, en tanto que otras que llevan a pueblos se encuentran en estas condiciones (o no tiene asfalto, u hormigón o cuentan con estos “inconvenientes”).

En conclusión, señalar que esta subida está situada en la cara opuesta al Mirador Vegapandu o Mirador del Pando, otra durísima que ya mostré hace poco, y al cual se llega desde aquí a través de pista de tierra, según algún vecino de Llosa Alfonso tras superar rampas más empinadas que las mostradas, pero sobre tierra, ¿será verdad? ¿será posible?

Este es el perfil altimétrico de la subida.




Y ahí van unas cuantas fotos para ilustrar tanta dureza.


 

Aquí empieza la subida, en Lloreo.

Este es el cartel de Les Cuestes de Lloreo...¡¡¡y vaya cuestes!!!

 

Y Lloreo va quedando rápidamente abajo...



Este es el "infernal" tramo que tiene un 23% de pendiente media y que tiene rampas al 28%. 

Esta es una imagen del segundo tramo duro: el de la rampa del 26%. 

 

Casi un escalón con una pendiente fortísima...

Una curva de herradura con rampas al 20%, algo frecuente en esta ascensión.

 

Y esto La Llosa Alfonso...

Los últimos 100 metros son sobre hormigón, continuando hacia arriba posteriormente a traves de una pista de tierra.

 

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps (no se muestra la última parte):
Ver mapa más grande