¿Subidas imposibles? Hace tiempo, cuando vimos el surgimiento del Angliru aparecieron muchos aficionados en busca de ascensiones que fueran aún más duras, aunque sus condiciones fueran intransitables o casi. Así nos enteramos de La Sobia o Malga Palazzo, las cuales son pistas que "mueren" en un alto. Pero el puerto que voy a describir tiene una gran historia detrás que lo diferencia de las anteriores, a pesar de que es dificultoso de ascender, incluso andando, como podréis comprobar en las fotos que hay a continuación. En 1792 ya se proyectó conectar Asturias con León a través de este puerto de montaña, aunque posteriormente se optó por Pajares, el cual tenía menos altitud y, por tanto, no se vería tan perjudicado por la nieve (al menos no durante tanto tiempo). Luego, durante la 2ª República se retomó el proyecto y se hizo la pista que asciende por León, la cual pondré en su día en el blog. Pero por Asturias es un puerto parte carretera (los dos primeros kilómetros), parte camino (la parte central) y parte pista aceptable (en los dos últimos kilómetros aproximadamente).

La ascensión, mejor dicho, mi medición, se inicia en la localidad de Casomera, al igual que la de Vegarada, siendo el tramo hasta La Paraya, una sucesión de "toboganes". Pero cuando cogemos el desvío hacia Yananzanes la decoración cambia completamente y la carretera se adentra en el bosque, quizá para esconder unos tremendos "muros" al 20%. El kilómetro hasta el pueblo tiene de media más de un 13%, por lo que queda todo dicho. Llegados a esta localidad (Yananzanes) la carretera se convierte, poco a poco en un camino que se va a adentrar en un fabuloso y espectacular bosque de hayas. Es aquí donde arranca el tramo intransitable del puerto, puesto que en buena parte de la subida nuestro camino no es más que un sendero, muy empedrado, estrecho en ocasiones y que atraviesa hasta dos arroyos (que pasamos como buenamente podemos). Las rampas aquí son de una magnitud considerable, sobrepasando varias veces el 25%, y con kilómetros enteros a más del 15% (en la parte central dos de los kilometros tienen más del 17%). Este tramo imposible concluye cuando llegamos a una fuente (en torno al kilómetro 6,5), en donde parece despejarse el camino, y también ensancharse sobremanera. Desde ese punto las vistas son fabulosas.

En la última parte, sin embargo, nos encontramos con otra dificultad, y es que la pista se encuentra bastante rota debido a la crudeza del invierno (en la época en que he pasado aún hay bastante nieve que ocupa la misma). Por ello la medición del último tramo (los últimos 300-400 metros) está estimada, puesto que tuve pasar entre un sendero por encima de la pista, aunque no dista mucho de la real.

Amigos y amigas de las altimetrías, esto es el puerto de Piedrafita, el puerto que pudo ser y no fue, con unos números realmente escalofriantes, lo que unido a su impracticable camino lo convierte en una subida imposible. 

Estas son algunas de las fotografías que tomé de la ascensión:

El inicio de la subida, en Casomera, al igual que Vegarada.

Esto es la Paraya, tras poco más de un kilómetro.

Este es el desvío, dejando a la izquierda la carretera que sube a Rioaller y Vegarada.

Tras coger el desvío encontramos este cartel indicativo de la pista que sube a Piedrafita. 

Las rampas, aún sobre asfalto, son escalofriantes. Aquí, al 20%.

Llegamos a Yananzanes, último pueblo de la ascensión, y en donde finaliza el asfalto.

Aquí arranca el camino...

Pendientes exageradas y unas condiciones casi intransitables...

Uno de los arroyos que atravesamos durante la ascensión.

A partir de aquí mejora ostensiblemente la pista.


Una levísima zona de descanso. 

En la zona final la pista casi completamente cubierta por la nieve.

Vistas espectaculares. 

Por debajo transcurre la pista...  


Ya casi en el alto, al fondo...

Bajo ese manto de nieve transcurre la pista. Es esa zona (de unos 300-400 metros) en que la medición está estimada.


El impresionante tramo final.

 

El puerto de Piedrafita, con los característicos hitos kilómetricos que nos encontraremos en la vertiente leonesa.


Una muestra de que esto es un puerto de paso entre Asturias y León...

La foto de rigor en el puerto.


Mapa en Google Maps en dos fases:


A continuación, la pista marcada en Google Earth: