En el concejo asturiano de Riosa, conocido mundialmente debido al Angliru, hay otras muchas ascensiones que se encuentran a la sombra del coloso. Una de ellas es ésta que voy a describiros a continuación. Partiendo de la localidad de La Vega tomamos la misma carretera que asciende al alto del Angliru. El primer kilómetro coincide con dicha ascensión, pero pasado el mismo encontramos un desvío a la derecha (según el sentido ascendente) indicándonos un cartel Doñaxuandi y otro, en madera, hacia La Aldea Soñada del Angliru, nuestro objetivo. Tras dejar atrás el cruce las pendientes se suavizan, rondando el 5-6%, hasta llegar a la primera localidad: Doñaxuandi. Ya entonces el paisaje es fantástico, pues se divisa casi todo el concejo de Riosa, con el Aramo dominante (y con sus cumbres nevadas, al menos, en esta época del año). A partir de aquí dejamos el tono relajado de la subida y nos encaminamos a una de las zonas más duras que se pueden encontrar, en asfalto, en dicho municipio que, recordemos, incluye el puerto más duro de Europa. Abandonamos momentáneamente el asfalto para salir del pueblo y afrontar unas fuertes rampas ya por encima del 15% y, en algún caso, incluso del 20%. Es el inicio de un tramo durísimo que nos conducirá al abandonado pueblo de Curuxeo, el cual es aprovechado en la actualidad para albergar el complejo turístico La Aldea Soñada del Angliru. Las pendientes, cuando entramos de nuevo en el asfalto (tras unos 150-200 metros de hormigón en excelente estado), son realmente exigentes, con zonas enteras por encima del 20%, alcanzando el 24% en puntos concretos. Ya, poco antes de llegar al desvío hacia dicha Aldea Soñada del Angliru, nos enfrentamos al tramo más duro de toda la ascensión: una impresionante recta que llega al 25%, pero que durante varios metros camina por encima del 20% (150-200 metros). Tras dejar atrás el desvío seguimos, de nuevo por hormigón, hasta culminar los 3 kilómetros de escalada. Hay que reseñar que aquí dicho hormigón no presenta el buen estado del primer tramo, lo que le añade aún más dureza, pues las rampas siguen siendo todavía muy exigentes. Posteriormente, ya sobre tierra o zahorra según las zonas, la pista continua hasta desembocar en Viapará, por lo que en un futuro tal vez pueda ser utilizada como otra de las vertientes del Angliru si se asfalta en su totalidad. Todo un aperitivo para aquellos que quieran enfrentarse con el coloso riosano.


Este es el perfil de la subida:

 

Estas son algunas de las fotografías de la subida:

 

La parte inicial coincide con el Angliru, aunque como sabemos, ese primer kilómetro no tiene la categoría de lo que hay Viapará arriba.


Y llegamos al cruce, tras poco más de un kilómetro de ascensión.

 

Las rampas tras el cruce no son nada del otro mundo, oscilando entre el 5 y el 6%.

 


Ya en Doñaxuandi el panorama cambia completamente...



...y comienzan las rampas por encima del 20%.

 

Salimos del pueblo y vuelve el asfalto, pero con rampas aún más duras (del 24-25%).

 

Asfalto perfecto, pendientes por las nubes...

 

La rampa previa a la llegada a Curuxeo, el pueblo donde se ubica La Aldea Soñada del Angliru.


De nuevo el hormigón, pero en peor estado.


Seguimos ascendiendo por zonas de muchísima dureza...


El hormigón da paso a una pista de zahorra, en un principio, y, luego de tierra, que llega hasta Viapará.


En esta foto podemos ver de manera casi íntegra la ascensión.


La subida, en Google Maps: