Alto del Cordal -por Lena-
-Preludio del infierno-


El alto del Cordal, por su vertiente lenense, es el acompañante habitual del infernal Angliru. Desde la aparición del coloso riosano, ambos "van de la mano" año tras año. Ni la vertiente morciniega del Angliru, ni el Cuchu Puercu-Cobertoria, ni una entrada más suave, el "matrimonio" parece que va para largo y la explicación es bien sencilla: el Cordal ayuda a "cribar" la carrera, sin convertirla en un infierno, pues para eso ya está el Angliru. Un puerto de poco más de 5 kilómetros a una media del 9,1%, muy irregular, combinando rampas de hasta un 16% con tramos suaves que ayudan a superarlo, al menos, en su primera fase. Poco tiene que ver con su vecino puerto de la Cobertoria, de una continuidad aplastante.

El Cordal arranca de La Barraca, en las proximidades de Pola de Lena, y lo hace de forma violenta, con rampas que se sitúan en el 13% en su primeros 500 metros, hasta alcanzar Muñón Fondero, donde habrá un leve descansillo. Posteriormente se suceden las pendientes duras (en torno al 9-10%) con tramos suaves (casi llanos) que perjudican la pendiente media. No será hasta bien sobrepasada la mitad del puerto, después de La Maerá (pueblo no indicado en el gráfico y que se sitúa mediada la subida) cuando la carretera se incline definitivamente de manera regular hasta el final. El último kilómetro y medio, que transcurre por las estribaciones de la antigua mina de mercurio de La Soterraña, tiene una media superior al 11%, rampas al 15 y al 16%, curvas de herradura y unas vistas increibles sobre todo el valle.  Poco antes de coronar (a unos 100 metros de coronar), si aún queremos seguir ascendiendo, tenemos la posibilidad de tomar el desvío hacia el Cuchu Puercu (o Espines de Foz),  toda una maravilla de la naturaleza.

Éste es el perfil de la ascensión:


Y ahora unas imágenes:





Mapa de la ascensión:
 






 
   

--