Conocidas son las dos vertientes del alto del Tenebreo (sobre todo, la utilizada en la Vuelta a España de 2011 sin ir más lejos), pero este alto, que saltó a la fama en la Vuelta del 2002 de la mano del puerto del Maravio, cuenta con otra cara que cuenta con un impresionante tramo intermedio de hormigón. Dicha vertiente arranca en un desvío que nos encontramos, en la carretera que va de Soto de Ribera a la Caldas, hacia la localidad de Fuexos.

El arranque es, francamente, durísimo, con una media que se va por encima del 11% y varias rampas al 16%, 17% e, incluso, al 19%. El asfalto es, hasta Fuexos, impecable, aunque la carretera es más bien estrecha. Tras atravesar todo el pueblo de Fuexos (con gran sufrimiento) pasamos al hormigón, no decayendo la dureza más que en unos pocos metros cuando llegamos a un cruce que nos indica la localidad de La Mortera y la capilla. Especialmente mencionable serán los 200 metros que preceden a dicha capilla, con pendientes que alcanzan el 20%. Exactamente serán 2,15 kilómetros a una media que ronda el 10%. A partir de aquí la dureza cae "en picado", alternando pequeños descensos con ascensos muy suaves. Salimos, finalmente, en Lavarejos, a la carretera que sube al Tenebreo (por su cara suave) y continuamos hasta el alto. Son 3 kilómetros que, a excepción de la última parte, no revisten especial dificultad.

Una vertiente realmente espectacular de este alto del Tenebreo, sobre todo debido a su increible parte inicial. La subida la he ubicado en la sección Otras Altigrafías debido a que atraviesa casi por igual dos concejos: Ribera de Arriba y Santo Adriano.

Este es el perfil de la subida:

Algunas de las imágenes de la subida:


Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps (no se muestra entera, ya que el tramo hormigonado no aparece):