Silencio. Hace su entrada en este blog uno de los puertos de paso más duros de España. Lo que aquí presento es la cara este de San Lorenzo, la cual sigue siendo menospreciada y desaprovechada. El encadenado, junto con Cobertoria, es tal vez de lo más descomunal que hay en la geografía asturiana. Si a ello le unimos el puerto de Somiedo, nos darían tres colosos con un desnivel acumulado cercano a los 3000 metros. ¿Dónde podemos encontrar algo similar en Asturias? ¿Y en España? Pocos sitios, muy pocos. En realidad este puerto es más conocido por su cara oeste, aquella por la que transitó la Vuelta a España 2006 y la Vuelta a Asturias de este año, sin ir más lejos. Pero por Teverga es una ascensión muy progresiva, con dos partes bien diferenciadas: antes de Villanueva y después de Villanueva.

Partimos de Teverga, en una rotonda en la que dejamos de lado la ascensión al puerto de Ventana. Las rampas, por llamarlo de alguna manera, son muy suaves, al 2-3% (incluso menos), pero poco a poco la subida va cogiendo intensidad. Cuando nos acercamos al kilómetro 3 notamos que nuestro rodar ya no es tan cómodo, pues las pendientes rara vez van a descender del 6-7%. Y es entonces cuando llegamos a Villanueva, en donde existe una fuente justo al pie de la carretera que nos servirá para recargar energías, ya que a partir de ahora viene, sin ningún género de duda, lo peor. Una terrible rampa del 11% será el aperitivo de lo que nos vamos a encontrar más arriba. Tras ella, un breve descenso para comenzar la fase decisiva de la subida: casi 6 kilómetros por encima del 10%. Durante los siguientes 3-4 kilómetros la ascensión se vuelve repetitiva, pues parece que no nos movemos, transitando entre árboles y zonas más despejadas que nos van a permitir ver que sí, que vamos cogiendo mucha altura... En este puerto no hay una Cueña o una Huesera, rampa distintiva, sino que la dureza sostenida de la última parte es lo característico. Tras dejar atrás el desvío a la localidad de Tuiza, situado en plena curva de herradura, la carretera incluso parece inclinarse aún más, pero no son más que espejismos, búsqueda de una zona de descanso que no llega. Los carteles anunciándonos lo que nos queda no harán más que mermar nuestras fuerzas aún más, pues esas referencias nos engañan mentalmente: sí, poca distancia, pero muchísima dureza. Hasta el mismísimo cartel del puerto la pendiente no desciende del 10%.

Esto es, en resumen, el puerto de San Lorenzo por Teverga, una vertiente que, en mi opinión, es más dura que la de Somiedo, la cual presentaré próximamente en este blog.


Ahí van unas fotos de la subida: 

Esto es Teverga, donde se inicia la ascensión al puerto de San Lorenzo. 


Primeros kilómetros con rampas que progresivamente van aumentando hasta situarse en torno al 6-7%.


Llegamos a Villanueva, punto de inflexión de la ascensión a esta cara este del puerto de San Lorenzo.

Las pendientes se escriben, tras Villanueva, con dos dígitos. Psicológicamente durísimo por la amplitud de la calzada, por las rampas, por las rectas,...

Absolutamente infernal...




Aún nos quedan algo más de dos kilómetros... Aquí, muchísimo...

Divisamos la cima en esta amplia recta, pero las pendientes son tan demoledoras que parece estar muy lejos.


Durísimo hasta el final...

Una vista de la última paella desde la cima. Aquí prácticamente no se avanza. 

La cima del puerto de San Lorenzo. 


Una imagen del tramo central de la subida, al fondo.


Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps: