Conocidas eran las vertientes del puerto del Maravio que ascienden desde San Pedro de los Burros y la de Entrago. La primera, con una longitud superior a los 16 kilómetros, fue utilizada por la Vuelta a España en el año 2002 como paso previo al Angliru. En aquella etapa el Maravio compartía protagonismo con el Tenebredo, otra subida “desconocida” hasta entonces, que se ganó su bien merecida fama. Recientemente, y casi como homenaje a aquel recorrido de la Vuelta, en la Clásica El Angliru del año 2009 se ascendió el Maravio también por Yernes y Tameza, si bien la primera parte se correspondía con la subida a Yernes, para enlazar posteriormente con los 7 últimos kilómetros de dicho puerto (del Maravio).

No han sido muchas las ocasiones en que este coloso ha sido utilizado por el ciclismo. De la vertiente tevergana ni tan siquiera tenemos conocimiento de que haya sido utilizada. Pero existe otra cara más que parte, también, desde Entrago. Para ello, continuamos hacia la localidad de Taja. Los 3 primeros kilómetros, aproximadamente, se corresponden con los de la carretera que sube hasta este pueblo. Tramo que apenas reviste dificultad, pues las pendientes rara vez pasan del 5%. Aunque los 500 metros anteriores al desvío ya se empiezan a tornar difíciles para nuestro tranquilo pedaleo, ya que empiezan a surgir rampas que oscilan entre el 7 y el 9%... Pero en cuanto giramos en el desvío hacia Villamayor, de forma brusca se aceleran las pulsaciones, se inclina la carretera aún más y nos metemos de lleno en el bosque. A partir de ahora casi no hay referencias en el camino y la senda se vuelve repetitiva. Durante aproximadamente 3 kilómetros la pendiente camina de forma constante por encima del 7-8% y “picos” que alcanzan el 14%... Y así, tras esta segunda fase que ya ha servido para situar el puerto en otra categoría, llegamos a Villamayor, en donde dicho nivel asciende a cotas mayores… La carretera se estrecha ahora bastante y poco a poco se va transformando en una pista hormigonada cuya pendiente se va incrementando más y más. 14, 15, 17 y hasta un 19% llegan las rampas que hay dentro del pueblo, dureza máxima que se agrava por un piso que dificulta la buena tracción. En cuanto salimos del pueblo vamos a encontrar un leve descenso que nos servirá para recuperar de tamaño esfuerzo… y volver a coger fuerzas ante lo que se nos viene encima pues son varias las rampas de 200-300 metros que, ahora sí, llegan (y sobrepasan) el 20%. Un agotador final de un puerto cuya cima es de una belleza superlativa, pues como premio la arboleda se despeja totalmente y nos permite contemplar los maravillosos puertos del Maravio. La cima del puerto se sitúa por encima de los 1050 metros, desembocando la carretera por la que transitamos, poco después, en la tradicional del Maravio.


Y ahora unas imágenes de la ascensión:

Pincha en el enlace para ver la ascensión en Google Maps: