La subida a Tene, pueblo situado en el concejo de Quirós, ya fue presentada hace unos meses en este mismo blog. Pero esta vez nos hemos ido un poco más allá… y algo más arriba. En concreto, a unos 1026 metros de altitud, hasta que alcanzamos las cabañas ganaderas de Meanes, a las cuales se llega tras poco de 6 kilómetros, de los cuales los tres últimos, aproximadamente, transcurren por una pista de zahorra (aunque con tramos de hormigón intercalados). Esta ascensión se inicia en un desvío que encontraremos en la carretera As-229, entre Bárzana de Quirós y Caranga (de Arriba). Ya la arrancada es espectacular, con alguna curva de herradura y pendientes que se van por encima del 10%. Y llegamos a la localidad de Aciera, en donde hay un leve respiro que servirá para recargar energías para los tortuosos tres siguientes kilómetros. Aún sobre asfalto, aunque algo más irregular que el del principio, las rampas se colocan en unos “preocupantes” parámetros para nuestras piernas (por encima del 10%). El paso por Tene servirá para cambiar a una pista de zahorra (y en ocasiones de hormigón) y para que las pendientes se incrementen aún más. Hasta un 17% llega a marcar nuestro altímetro en una impresionante recta de hormigón que encontramos tras el desvío. Un nuevo respiro y otro tramo que vuelve a inclinarse al 17% (de máxima). La ascensión no dará una verdadera tregua hasta las cabañas ganaderas de Castro Morín. Es fácil distinguir esta zona, pues hay un tramo de llano (y un pequeño descenso) y nos situaremos enfrente de una terrible mole de roca por la que transcurre nuestra senda. Vuelve el hormigón, aunque brevemente, y las rampas más brutales de la ascensión hacen su aparición. Pendientes al 17, al 18 y al 19%... Es la fase más espectacular de la subida y por la que vale la pena.  Tras 400-500 metros de penurias, llegamos a un pequeño descenso de apenas 100 metros que nos lleva a otra zona de considerable dificultad. Sobre hormigón, otra vez, debemos pelear con más pendientes que alcanzan el 22%. La subida a Meanes finaliza en una pequeña explanada junto a una portilla y una cabaña ganadera. Un final tal vez insulso tras la borrachera de belleza que acabamos de pasar…

Este es el perfil de la ascensión:


Y ahora unas imágenes: 

Circulamos por la carretera As-229 y al fondo el inicio de la ascensión a Tene.

Este es el desvío hacia Tene (y a Meanes).

El pueblo de Aciera, cuando aún no llevamos un kilómetro de subida. 

Arriba, a la derecha, se ve el espectacular tramo intermedio (con la gran curva de herradura excavada en la roca).

Uno de los duros tramos que hay antes de llegar a Tene.

 

Ya próximos a Tene, aún sobre asfalto.

Tras coger el desvío en el pueblo de Tene nos encontramos con esta durísima rampa en hormigón.


En plena rampa de hormigón, con el pueblo ya muy abajo.

Entramos en la zona de tierra... 

Imagen muy engañosa puesto que las rampas aquí son muy duras (por encima del 10%).

Francamente bella esta primera fase de tierra.

Y llegamos a las cabañas de Castro Morín, con un tramo muy suave que permitirá recuperarnos del esfuerzo.

Nos aproximamos a la zona más espectacular de la subida...

Esta es la terrible rampa de herradura excavada en la roca que se veía desde Aciera.


Allí abajo Aciera y el embalse de Valdemurio. Se agotan los calificativos...

La impresionante rampa que habremos de superar tras la "herradura". Aquí no baja del 15%... 

Campa Espineres. Las pendientes se van por encima del 20% sobre hormigón.

Otra imagen de la zona...

Y llegamos al último tramo de ascensión.

Y aquí finaliza la subida a Meanes.

Estas son las panorámicas desde la cima.

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps: