Alrededor de Morata de Tajuña, en el sur de la comunidad de Madrid, se acumulan varias pequeñas ascensiones que bien podrían servir para realizar una etapa de "muros" al estilo "Flandes". Ahí está, precisamente, la marcha cicloturista de Alberto Contador, la cual transita por alguna de estas ascensiones. La que ahora nos ocupa se trata de una de las vertientes del Pico del Águila, cuya cara principal se dirige a Arganda del Rey por la carretera M-313 (y que os presentaré más adelante).

Esta medición arranca de la Plaza Mayor de Morata de Tajuña, con un primer medio kilómetro ya con rampas al 5-6%. Pero tras esos iniciales 500 metros tomamos el desvío hacia la cantera de Morata (a mano derecha según el sentido ascendente) y dejamos la mencionada M-313. A partir de aquí se suceden rampas al 12-13% por una carretera algo más estrecha que la anterior, aunque en bastante buen estado. Rápidamente cogemos altura y Morata va quedando muy abajo (las vistas sobre el valle son espectaculares, como veréis en las imágenes). El kilómetro intermedio a casi un 10% es, sin ninguna duda, lo más relevante de esta vertiente que tras callejear por dicho pueblo de Morata se introduce en una arboleda que servirá para esconder, en parte, las duras rampas a las que nos enfrentamos. Esta primera parte culminará junto a una señal de peligro que nos indica pendientes al 10%. A partir de ahí llegamos a la cantera y la pendiente se suaviza muchísimo, convirtiéndose la subida, prácticamente, en una sucesión de falsos llanos que nos conducen, nuevamente, hasta la carretera M-313 que habíamos abandonado en las calles de Morata de Tajuña. Lo que queda, hasta el alto, sigue la misma tónica, con pendientes levísimas. La ascensión finaliza junto a la central eléctrica de Iberdrola, tras casi 4 kilómetros.

Este es el perfil de la ascensión.

Y ahora algunas fotos:

Plaza Mayor de Morata de Tajuña, junto a la cual iniciamos la subida.

Ya en las mismas calles de Morata nos encontramos con desniveles al 5-6%.

Tras medio kilómetro tomamos el desvío a la derecha, hacia la cantera...

Y aquí las rampas ya son de consideración (10-12%).

El tramo más duro transcurre entre árboles...

El kilómetro intermedio a casi el 10% será lo más sorprendente de esta subida. Además esta vertiente cuenta con la ventaja del escaso tráfico, al contrario que la que asciende por la M-313.

Poco a poco se va suavizando la pendiente...

Junto a esta señal las vistas son espectaculares. La subida, a partir de aquí, rebaja muchísimo su dureza.

Dejamos de lado los diversos desvíos hacia la cantera y seguimos de frente.

Salimos, de nuevo, a la carretera M-313.

La ascensión culmina junto a la estación eléctrica. La pendiente es ya muy leve.
Ver mapa más grande