Con esta ascensión, colosal, abro el capítulo de subidas de Madrid. Hace mucho que el amigo Pedro, de APM, había hablado en el foro de Altimetrías de este alto. "Su Majestad La Nava" la denominó siempre. Me comentaba que estaba a la misma altura que la Bola del Mundo (no en altitud, pero sí en grandiosidad), o, incluso, por encima. Sus más de 25 kilómetros y su altitud, rozando los 2000 metros, la colocaban entre los colosos de la comunidad de Madrid. El único "pero" con el que cuenta es que se trata de una ascensión de tierra en sus tres cuartas partes, si bien la pista se encuentra en bastante buen estado como vais a comprobar en las fotografías que hay en este reportaje.


La subida se inicia a la entrada del Parque Natural de La Pedriza, cercano a la localidad de Manzanares El Real. La primera parte, de asfalto, ya muestra fuertes rampas que alcanzan el 11-12% en la zona conocida como "cetas de la Pedriza". Y llegamos al collado de Quebrantaherraduras tras ese sorprendente arranque (2,2 kilómetros al 7,3%). El primer tramo de descenso hace aparición por una carretera sombría y con pendientes de hasta un 10-11%... El parking de Cantocochino, que quedará a nuestra derecha (en el sentido de la subida), dará paso a nueva fase de la subida, pues poco después tomaremos el desvío, a la izquierda (teniendo que atravesar una barrera), que deja a un lado la otra vertiente, la de la Buitrera (según me indicó el bueno de Pedro). El arranque no puede ser más demoledor: la carretera se estrecha y el tráfico se reduce a unos pocos vehículos de la guardia rural, y todo ello con unas pendientes que se acercan "peligrosamente" al 10% de media. Será aquí donde debamos afrontar la zona más dura de La Nava, con rampas de hasta un 13% muy sostenidas. Poco después, en torno al kilómetro 7,3 finalizará el asfalto dando paso una pista de tierra en unas buenas condiciones. Es la hora de poder admirar la grandiosidad del paisaje. La Nava, a partir de aquí, ya se parece a un puerto de esos que tenemos el gusto de disfrutar en cada edición del Giro y del Tour, en la alta montaña de Dolomitas, Pirineos,... Pero las rampas siguen sin dar tregua y se sitúan en unos respetables parámetros del 8 al 10% hasta llegar a una nueva zona de descanso en torno al kilómetro 10. Es la característica fundamental de este alto de la Nava: la irregularidad, combinando tramos de ascenso continuados con zonas de descanso relativamente amplias.

La que podríamos denominar como primera parte del alto de La Nava finaliza en la zona del Mirador de los Pastores, un fantástico balcón que nos permite observar parte de la ascensión y buena parte de Madrid... Tras éste, algo más de cinco kilómetros de pendiente negativa, de descenso que permitirán recuperar las piernas en esta larguísima odisea que es esta vertiente del alto de La Nava por el Mirador de los Pastores. Desemboca este tramo de descanso en el "comedero de los buitres", donde confluyen las dos vertientes, la que asciende por el Este y ésta que os estoy relatando.

La parte final, común a ambas vertientes, tiene una longitud de 5,8 kilómetros con una pendiente media del 6,2%. Por nuestras sensaciones encima de la bicicleta, tal vez nos parezca más, pero debemos tener en cuenta el esfuerzo que supone afrontar ya esa última parte (con más de 20 kilómetros de terreno, en su mayoría, ascendente) y por tierra. El espectáculo visual con el que nos obsequia La Nava, en esta última parte, sobre todo en los 2-3 kilómetros finales, es maravilloso. Buena muestra de ello son las imágenes que tenéis un poco más abajo.

El alto de La Nava culmina en una pequeña explanada, a 1966 metros de altitud, tras 28,5 kilómetros a una media del 3,65% y un coeficiente APM de 277. Pueden parecer unas cifras "pírricas" para una subida de tal longitud si nos fijamos sólo en el desnivel acumulado (restando los descensos) éste se iría por encima de los 1250 metros.

Este es el perfil de la subida:

 

Y ahora unas fotos:

El inicio, a la entrada del Parque Natura de La Pedriza.

Primeras rampas, ya haciendo daño...

El Collado de Quebrantaherraduras, situado en el kilómetro 2,2.

Y entramos en La Pedriza...

El descenso, primero de los varios con los que cuenta esta vertiente del alto de La Nava.

En torno al kilómetro 4,5 tomamos el desvío a la izquierda, pasando la valla, y dejando a un lado la otra vertiente que ascenderá, de forma más regular, por el este.

La carretera cambia de decoración: más estrecha, más pendientes, más arbolado...

El tramo más duro de la ascensión a La Nava es éste: hasta un 13-14% alcanzamos aquí.

Tras algo más de siete kilómetros de asfalto entramos en una pista de tierra en relativo buen estado.

La Nava comienza a mostrarnos toda su belleza...

El segundo tercio de subida, tal vez el más duro...

Ohhh...

Llegamos al Mirador de los Pastores, donde podemos deleitarnos con algo como esto...

Proseguimos con un largo tramo de descenso, de más de 5 kilómetros.

Retomamos la ascensión, tras perder más de 200 metros...

Y llegamos a la zona del "Comedero de los Buitres", donde confluyen las dos vertientes. Ahora giramos hacia la izquierda, empeorando el estado de la pista en primera instancia.

La longitud de la ascensión empieza a hacer mella. Con más de 20 kilómetros hay que afrontar esta regular zona de casi 6 kilómetros.

Imagen de parte de la subida...

Últimos coletazos...

Impresionante...

Y culminamos el alto de la Nava, en esta pequeña explanada.

Vistas desde la cima.

En homenaje al bueno de Pedro, que me indicó en todo momento esta ascensión y todos sus "recovecos".

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps: 

MAPA