Puerto bello este que nos ocupa en esta ocasión. La vertiente este de la collada de Valdeteja arranca en el incomparable marco de las hoces de Valdeteja, toda una maravilla de la naturaleza por la que conviene transitar al menos una vez en la vida. Y si es en bicicleta, aún mejor, para disfrutar a ritmo suave de todo el paisaje que nos envuelve. Pero vamos ya con la descripción de este pequeño puerto de montaña que se divide en dos partes claramente diferenciadas. La primera de ellas, hasta el pueblo de Valdeteja y la segunda de ellas, tras el descanso que nos encontraremos hacia el kilómetro 2 de subida. Será esta primera fase donde encontraremos las rampas más duras, pero en donde la carretera se abrirá paso entre peñascas. Tras llegar a Valdeteja, un suave descenso y terreno llano servirá para que el puerto pierda en intensidad (una pena). Pero poco a poco vuelve la pendiente positiva, que se situará entre el 4 y el 6% hasta el final. Esta segunda parte transcurre entre árboles en su mayor parte, alejada de la estética rocosa de la fase inicial.

Este es el perfil de la subida:

 

Y ahora unas imágenes de la ascensión:

El inicio, en plenas Hoces de Valdeteja.


Muy espectacular la fase inicial.

El asfalto se encuentra en un estado aceptable en su mayor parte. 

Llegamos a Valdeteja y la ascensión que pierde intensidad.

El tramo llano que nos encontramos a mitad de subida.

Poco a poco las rampas se vuelven a incrementar.

Y llegamos a la collada de Valdeteja, donde no encontraremos ningún cartel indicador del alto.

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps:
Ver mapa más grande