Vuelta a España 2020
-así es el recorrido-


  
En un año en que la organización del Giro ha optado por diseñar un recorrido a la altura de su historia y la del Tour, directamente, ha escupido en su historia, la Vuelta se mantiene fiel a la suya, al menos en lo referente a los últimos tiempos. Con todo eso ya le vale ser manifiestamente mejor que el Tour (en lo que a recorrido se refiere), pero su dependencia de ASO la hace incapaz de competir de tú a tú con la carrera italiana, de largo la mejor GV.
A primera vista el recorrido de 2020 parece bueno, bastante bueno, pero cuando acercas la mirada y te fijas en los detalles te das cuenta de que no, de que es un más de lo mismo. La Vuelta vuelve a contar con una sola crono individual, vuelve a contar con muchísimos finales en alto (8), vuelve a entregar el último día de competición a no sé sabe bien qué, vuelve a menospreciar el fondo (sólo una etapa de más de 200 kms), vuelve a programar un fin de semana montañoso en Asturias (tras las atroces fumadas de 2019) y, en fin, volvemos a carecer de una verdadera etapa de alta montaña sin final en cuesta.
Pero el recorrido de 2020 también cuenta con muchísimas "luces":  una buena nómina de puertos de paso de gran nivel (San Miguel de Aralar, Orduña, La Rasa, Fuebas,  Portalet, Aubisque, Cobertoria, San Lorenzo, Mozqueta, Cordal, Batuecas, Garganta), una crono individual especialmente dura (con una mezcla explosiva de viento, llano y subida extrema), dos finales emblemáticos (Tourmalet y Angliru), un estreno de mucha categoría (Moncalvillo), cuatro etapas de alta montaña de especial dureza (Tourmalet, Farrapona, Angliru, Covatilla), buenas etapas de media montaña (Lekunberri, Valdegovía, Sabiñánigo, Lugo)...

Vamos a analizar en detalle las etapas:


ETAPA 1: La Vuelta más internacional de la historia arrancará de Holanda con una crono por equipos, todo un clásico en los últimos tiempos.



ETAPA 2: Primera etapa en línea reservada a los sprinters.




ETAPA 3: El periplo holandés concluye con otra etapa para sprinters.

DESCANSO



ETAPA 4: La Vuelta se reinicia ya en la península con una interesante jornada montañosa (con 2700 m), con una complicada segunda mitad  con cuatro puertos y el final en Arrate.



ETAPA 5: El mayor interés de la jornada se presenta en la última ascensión, San Miguel de Aralar y esa llegada en descenso a Lekunberri.


ETAPA 6: Un suave puerto en la fase intermedia de la jornada (sorprendentemente, de 2ª...) y una llegada más bien de 2ª. Espectacular zona tocada muy de puntillas también en esta ocasión, con un perfil muy engañoso en cuanto a dureza (2100 metros).



ETAPA 7: Una de las etapas largas de la Vuelta y en donde el viento puede hacer de las suyas. Atentos a las jornadas presuntas de transición, que son las que dan más espectáculo siempre...


ETAPA 8: Pestosísima jornada con tres puertos, el último a 16 kms de meta: Las Fuebas (denominado Vio), Fanlo (ojo con la bajada, rapidísima) y Petralba (carretera muy ancha).



ETAPA 9:  Una de las grandes jornadas de montaña de la Vuelta, con tres grandes puertos y un final histórico (Tourmalet). Roza los 4000 metros en tan solo 135 kilómetros.

DESCANSO



ETAPA 10:  Tras la jornada de descanso llega esta etapa de 3000 metros de desnivel y un doble paso por Orduña, todo un clásico. Toda una trampa...



ETAPA 11: Otra de esas etapas pestosas con un final muy duro, Moncalvillo, que se estrena en la Vuelta.  También se pasa La Rasa, otro inédito de la carrera...


ETAPA 12: Etapa plana reservada a los sprinters, salvo que el viento haga de las suyas, claro...



ETAPA 13: Etapa pestosa, por la costa, con un final en un pequeño muro (en Suances).




ETAPA 14: Cinco puertos, los tres últimos de categoría Especial (aquí catalogados por debajo...), posiblemente la más dura, por desnivel (4900 m), de toda la Vuelta. Se suben La Campa, Collaona, Cobertoria, San Lorenzo y la Farrapona. Un trío final que sólo se ha hecho en una ocasión en la Vuelta y que debiera ser recitado ya de memoria por cualquier aficionado al ciclismo.


ETAPA 15:  Tres años después vuelve el Angliru en una etapa de similares características: poco más de 100 kms y varios puertos enlazados. En esta ocasión se sube Padrún (por Olloniego, cosa seria), Santo Emiliano, Mozqueta (un buen primera con una bajada horrible) y Cordal (el habitual acompañante, con asfalto horrible sobre todo en la bajada).

DESCANSO


ETAPA 16: Tras el último día de descanso de la Vuelta, se reanuda la competición con la única crono individual de la carrera: 33,5 kilómetros de los cuales los 32 iniciales son llano y luego casi dos de subida explosiva hasta el Mirador de Ézaro...


ETAPA 17: Otra de las jornadas trampa de la Vuelta, bien colocada, tras la crono, única que supera los 200 kilómetros y con más de 3200 metros de desnivel...


ETAPA 18: Desde 1997 la Vuelta no entraba en Portugal. Lo hará en una etapa de posible influencia del viento (carreteras costeras) y de continuos toboganes.



ETAPA 19: Otra de las etapas de transición, con el mismo aviso que unas líneas más arriba. Se sube Guarda (de 3ª, que bien pudiera ser superior...) y final en Ciudad Rodrigo, 20 años después.



ETAPA 20: Etapa de similares características a las de la Plataforma de Gredos de la Vuelta 2019, aunque con un final mucho más duro. Se sube el imponente Portillo de las Batuecas, tres puertos de tercera (puntuados) y otros varios que hay que hacer, la Garganta (el puerto que mejor enlaza con Covatilla), antes de afrontar el coloso salmantino.


ETAPA 21: La Vuelta, un año más, termina con el paseo de los vencedores.

En conclusión, un recorrido que se sustenta, un año más, en la montaña, con dos finales carismáticos que ya de por sí invitan al espectador a sentarse a ver la carrera, más allá de la participación, que puede verse lastrada por la cercanía de Juegos Olímpicos y Mundial. Veremos...