Las cronoescaladas en las grandes vueltas


Han salido en prensa en los últimos días noticias que hablan del interés de Riosa por realizar una cronoescalada al Angliru en la Vuelta a España 2015. El Angliru, puerto mítico de la ronda española, que levanta pasiones entre los aficionados, y que resultó decisivo en la última Vuelta, se haría en contrarreloj, algo que ya hemos visto en algunas otras ascensiones.

Sin embargo, dicho interés no parece casar con los gustos de la organización actual de la Vuelta a España, pues en todo el mandato de Javier Guillén no se ha realizado ni una sola cronoescalada, a diferencia de lo que sí ocurre a menudo en el Giro de Italia.

Hagamos un análisis de cual ha sido el papel de las cronoescaladas en las grandes vueltas en estos últimos años (desde 1990, es decir, en los últimos 25 años).


GIRO DE ITALIA

Hasta 12 cronoescaladas en los últimos 25 Giros (contando el de 2014) se han planteado, destacando, sobre todo, en los últimos años, la de Plan de Corones, con pendientes de hasta un 24%.




En 2010 y 2008 se incluyó este durísimo puerto en cronoescalada, con sterrato y pendientes que alcanzan el 24%, con lo que sí que puede establecerse cierto símil con el Angliru. Victorias para Garzelli en 2010 y para Pellizotti en 2008.
Muy distinta fue la cronoescalada de 2013...

Un puerto mucho más tendido que Plan de Corones y que Nevegal, incluído en el Giro 2011.

En 2014 habrá cronoescalada también, pero al terrible Monte Grappa:


Pero los buenos aficionados aún recuerdan, sobre todo, la impresionante cronoescalada del año 1993, entre Pinerollo y Sestrieres:


Fue ahí en donde Indurain sentenció definitivamente el Giro de Italia de aquel año 1993.

Desde 1990, a las ya citadas, debemos añadir, entre cronoescalada mixta y pura, las siguientes:

Varese Sacro Monte (1990), Passo del Bocco (1994),  Assisi (1995), San Marino (1997), Sestrieres (2000) y Santuario de Oropa (2007).


TOUR DE FRANCIA

La cronoescalada no es un recurso especialmente utilizado por la organización del Tour de Francia.  Hay que remontarse al año 2004 para encontrar la última, en Alpe D´Huez, cuando Lance Armstrong sentenció su sexto Tour (sentencia posterior, al margen).


La anterior había sido en el duro Chamrousse, con victoria, también, de Armstrong:

El Tour, es cierto, no se ha prodigado mucho con esta especialidad, pero cuando lo hace, lo hace a lo grande, pues a esa espectacular y tremenda de Alpe D'Huez en 2004 habría que añadir la del Mont Ventoux en 1987... Pero aquí estamos analizando lo ocurrido desde 1990 y ahí sólo encontramos otras tres:

Val D'Isere en 1996, Morzine-Avoriaz en 1994 (combinando 3 ascensiones y en donde Indurain perdió más de 3 minutos) y Vilard de Lans en 1990.


VUELTA A ESPAÑA

Al igual que el Tour, la Vuelta a España no se ha prodigado en exceso a la hora de incluir cronoescaladas en sus recorridos. Como decíamos al principio, en los últimos años, además, la actual dirección no se ha mostrado proclive a a esta especialidad. Hay que remontarse al 2008 para encontrar la última, en la que el duelo Contador-Leipheimer elevó la emoción hasta unas cotas que parecían inimaginables hasta unos pocos días antes (el de Pinto había vencido sucesivamente en Fuentes de Invierno y Angliru):

Pero si emocionante fue la crono de 2008, no lo fue menos la de 2003, también en la sierra de Guadarrama, pero ascendiendo Abantos. Allí Heras culminó una remontada extraordinaria ante Isidro Nozal:

Especial fue, sin duda, la de 2001, con la última victoria en la Vuelta de Chava Jiménez, algo que parecía inaudito: verle ganar una crono. Fue en Ordino-Arcalís...


Desde 1990 se han hecho, además, éstas:

Valdezcaray en 1990 y 1991; Navacerrada en 1993 y Sierra Nevada en 2004.

FUENTES: Vuelta a España, Tour de Francia, Esciclismo, hemeroteca del Mundo Deportivo, la Gazzeta.it, hemeroteca de ABC.