Santuario del Acebo
-el puerto emblema de la Vuelta a Asturias-


El Santuario del Acebo fue durante muchos años protagonista de la Vuelta a Asturias. Inició su singladura allá en los años 90 y gustó tanto que hasta el 2011 se mantuvo en los recorridos de la carrera, robando la "estrella" a Naranco o Pajares, míticas ascensiones que siempre han tenido cabida en las distintas competiciones celebradas en Asturias. Pero con el Acebo ocurría algo novedoso: dar protagonismo a los puertos del occidente asturiano, si bien en alguna ocasión la Vuelta a los Valles Mineros había llegado a la Casa del Puerto, en Tineo.

El Acebo cumplió ese papel de actor principal en la etapa reina de una vuelta pequeña, como también lo hizo (y lo hace) Lagunas de Neila en la Vuelta a Burgos. Neila, sin embargo, fue incluído en el recorrido de la Vuelta a España, lo que no ha ocurrido, todavía, con el Acebo.

La vertiente de Cangas del Narcea que asciende al Santuario del Acebo da su inicio en las mismas calles de esta localidad (tengamos en cuenta que el Acebo tiene más de 7 vertientes, carreteras que enlazan con esta principal, como la de Medeo, Tebongo, Porley, Castro de Limés, Villarino Limés, o bien que suben por la parte, digamos, "trasera", como la de las Tiendas). Los primeros compases pueden generar dudas, pero cuando, en torno a los 500 metros, tomamos un desvío a la derecha, damos paso a una carretera en buen estado que será la que nos lleve a la cima.  Luego, en torno al kilómetro 6 encontraremos varios desvíos a los pueblos anteriormente citados (Castro, Tebongo, Medeo,...), pero si lo que queremos es llegar a la cumbre debemos continuar seguir las indicaciones.

El Acebo es, ante todo, un puerto duro, con tres bloques claros: uno inicial, hasta el kilómetro 3 aproximadamente, en donde encontraremos rampas de hasta un 15%. Posteriormente un descansillo, el más largo de toda la subida, nos lleva al bloque intermedio, con un par de kilómetros "serios". Y, finalmente, la parte final, muy abierta (ojo al viento), que cuenta con las rampas más duras. Es, ésta, la parte más espectacular de este Santuario del Acebo, que se corona tras 9,4 kilómetros (hay que decir que algunas altimetrías indican una distancia mayor, lo que puede ser debido a acceder a la ascensión desde la carretera del Connio, en ligera subida). Sin embargo, desde el desvío en el mismo corazón de Cangas del Narcea, el kilómetraje no llega a 10.

El Acebo es un puerto ideal para realizar bucles por la zona, además de encadenar bastante bien con puertos  como el Palo, Santa Ana, Bustellán, Connio, Leitariegos,...

Éste es el perfil de la ascensión:



Y ahora unas imágenes de la ascensión:








Veamos ahora varios ejemplos de la utilización del Acebo en la Vuelta a Asturias:
-Año 1992, con Somiedo y Leitariegos, un encadenado que se repitió durante varios años.


Debido a las obras en la carretera de Leitariegos se cambió éste último por Cerredo y Rañadoiro.
n


Durante algunas ediciones se hizo esto, con Pozo y Connio.

*Las distancias son aproximadas