Puerto de las Gobernadas -N-
-coloso a la sombra-


 Entre los grandiosos Fonte da Cova y Llano de las Ovejas se sitúa el puerto de las Gobernadas, un puerto "a la sombra". Pero más vale no menospreciarlo si nos fijamos únicamente en la pendiente media o en el perfil, si lo miramos muy por encima, y vemos esos tramos de descenso intercalados.

El puerto de las Gobernadas recuerda, salvando las distancias, al puerto del Glandon, con su tremenda irregularidad, si bien Gobernadas alcanza unos porcentajes máximos que el coloso francés no tiene.

Arrancando del puente sobre el río Cabrera, cuando ya hemos abandonado la carretera que de Puente de Domingo Flórez se dirige al Castillo de la Cabrera, Gobernadas comienza de forma muy abrupta. Si hemos tenido la imprudencia de divisar la carretera desde el balcón que ofrece la carretera mencionada antes (tenéis la foto más abajo) observaremos que el valle se remonta a golpe de rampón puro. Durante más de dos kilómetros las pendientes al 13, al 14 y al 15% son la tónica, con un pico máximo del 18%. Pero tras ese inicio demoledor la carretera da una tregua en forma de bajada. No nos confiemos. Se agradece, sí, pero poco tardaremos en volver a pelear con la montaña. Nuevos rampones al 14 y al 15% y el valle que se va quedando muy abajo.

Sensación muy agobiante la que producen estos kilómetros en función de la época del año. Cuando afrontamos la misma nos encontramos en plena primavera y el calor y la humedad son sofocantes al fondo del valle, lo que agrava el castigo físico durante esos seis primeros kilómetros, ese tramo que nos lleva a Sigüeya.

Y viene ahora el segundo tercio de la ascensión, muy sencillo, sí, pero en el que no conviene confiarse. En la gráfica observaremos grandes tramos de descenso, llano, pendiente suave, pero entre esas zonas están intercaladas algunas rampas al 10-12% que sí, son cortas, pero que contribuyen a castigar más a nuestras doloridas piernas.

El último tercio, desde Silván, no tiene ningún secreto. Totalmente desmoralizador mirar, en pleno pueblo, lo que tenemos frente a nosotros. La carretera se inclina más y más, y vuelven las rampas al 12, al 13, al 14 y hasta el 15%. Curvas de herradura, larguísimos tramos rectilíneos, la parte final de Gobernadas es tan escénica, tan dura, que en ese momento no tendremos ninguna duda de que estamos ante todo un puertazo. Durante los últimos 4 kilómetros la pendiente media roza el 9%... Con eso está todo dicho.

El puerto de Las Gobernadas se corona a 1410 metros de altitud, tras más de 18 kilómetros de ascensión.

El perfil de la subida es éste:


Y ahora unas imágenes:




La subida, en Google Maps: