Todo un clásico de la sierra madrileña el que en esta ocasión tengo el gusto de presentaros en esta web. La vertiente norte del puerto de Morcuera es, a juicio de la inmensa mayoría de los ciclistas, más blanda que la sur, la de Miraflores de la Sierra, pero tiene algo que la hace singular y difícil. Tal vez sea esa sensación de ir pedaleando continuamente para arriba sin gran pendiente, lo que hace que tratemos de endurecer el desarrollo más y más. Pero algo ocurre porque el puerto se hace largo, largo, largo...

Comienzo la medición tras pasar la localidad de Rascafría, en el puente sobre el río Lozoya, punto en donde la pendiente crece de golpe... durante unos pocos metros. Serán dos kilómetros casi de calentamiento en donde atravesamos una inmensa recta que nos acerca al "clímax" de la subida: 8 kilómetros que tienen una media del 6,2%. Ahora sí hay sensación de estar ante un puerto de verdad. Alguna curva de herradura, alguna rampa al 8-9%,... y el puerto que se abre para regalarnos uno de los tramos de carretera más bellos de la comunidad de Madrid. La pendiente, muy regular, entre el 5 y el 7%, carretera serpenteante, el valle de Lozoya que queda atrás. El espectáculo visual vale la pena. Me quedo, sin duda con esta vertiente de Morcuera, por dificultad y belleza, aunque los números digan otra cosa y la mayoría de las opiniones sean más favorables hacia la cara sur.

El final es una combinación de rampas duras (las más duras) y de descansos, con tramos rectos en los que el viento suele dificultar aún más nuestro pedalear en busca de la cima.

La ascensión culmina a 1776 metros de altitud (según los mapas topográficos) y no a 1796, como indica el cartel de la cima, tras 13,3 kilómetros a una pendiente media del 4,5%.




Y ahora unas imágenes de la subida:

La subida, en Tracks4bikers: