LA BOLA DEL MUNDO
(Navacerrada por Guadarrama)


La Bola del Mundo o alto de Guarramillas era el sueño de Enrique Franco, quien fuera durante tantos años director de la Vuelta a España, pero no pudo ser en su mandato por distintas circunstancias. Franco hizo crecer la ronda española, trayendo a varios de los mejores corredores del mundo, cambiándola de fechas y situándola durante años como la segunda mejor carrera del mundo por encima del Giro de Italia. Estrenó el Angliru, el puerto más temido del pelotón, pero no pudo llevar a cabo la ascensión a la Bola del Mundo, esa terrible continuación de Navacerrada. No sería hasta 2010, y de la mano de Javier Guillén, cuando se estrenaría esta subida en competición profesional.
Navacerrada, todo un clásico puerto, duro por ambas vertientes (para unos más por Segovia y sus "siete revueltas"; para otros por Madrid, a partir de El Ventorrillo, sobre todo) es una ascensión larga, pues si bien la primera parte (tanto si arrancamos por Villalba como si lo hacemos por Guadarrama, como he hecho aquí) es más bien suave, se endurece de forma progresiva hasta cruzarse ambas carreteras (la que viene de Villalba con la de Guadarrama), en las proximidades del pueblo que da nombre al puerto: Navacerrada. La parte ya coincidente sería el puerto propiamente dicho, con rampas ya casi siempre por encima del 6-7%, y transcurriendo bajo la sombra de los árboles. Navacerrada no tiene aquí nada significativo, sólo una carretera que no ofrece descansos a partir del Ventorrillo, muy continuada, "que se agarra". Una especie de Cobertoria durante 5-6 kilómetros (aunque sin llegar a los parámetros del coloso lenense, claro). Navacerrada es un puerto infravalorado hoy por hoy al estar bajo el "yugo" de las rampas, tremendas rampas, de la Bola del Mundo y su irregular hormigón, pero es un puerto muy a tener en cuenta.
Éste es el perfil:



Y tras culminar  hay varias opciones: descender a Segovia por las "siete revueltas", continuar hacia Cotos por un tramo casi llano de 5-6 kilómetros (a una altitud media de 1850 metros, y que es muy utilizado por los ciclistas de la zona para entrenar en altura) o afrontar la Bola del Mundo...
La Bola del Mundo, una carretera hormigonada de poco más de 3 kilómetros es la ascensión más dura de Madrid, si bien la misma transcurre a medio camino de esta comunidad y de la vecina de Castilla-León. La entrada en esa parte final es bastante estrecha y está en estado irregular, hasta que nos encontramos una barrera y la primera rampa dura, de un 19%... Así es el recibimiento de la Bola del Mundo, una larga recta que ya nos avisa de que esto no tiene nada que ver con el puerto. Hormigón roto en varias zonas, pendientes por encima del 10% casi siempre, y paisaje casi lunar, lo que recuerda al Mont Ventoux. Pero la subida deja respirar hasta una fase intermedia realmente espectacular, con varias curvas de herradura. Es quizá lo peor del alto de Guarramillas, pues sobrepasada esta zona alcanzamos el bar que da ese nombre con el que se lo conoce de forma popular, "La Bola". Y desde aquí casi medio kilómetro en el que divisamos las grandes torretas de la cima, tan características de esta ascensión. Pero para llegar ahí aún habrá que apretar los dientes, pues las pendientes vuelven a acercarse al 20%.
Éste es el perfil de la Bola al completo, con Navacerrada:



Y aquí la parte final de la Bola del Mundo, esos poco más de 3 kilómetros finales:



Y ahora unas imágenes de la ascensión al completo:



Mapa de la ascensión en Google Maps
:
-Hasta el puerto de Navacerrada




-
Desde el puerto de Navacerrada hasta la Bola del Mundo