En el mismo concejo en el que se encuentra esa inhumana ascensión llamada Collada Taranes, que presenté aquí hace unas semanas, también hay múltiples subidas de dureza "más razonable" y de indudable belleza paisajística. Una de ellas es la de Carangas, la cual arranca a unos cientos de metros del desvío a Taranes, en la carretera As-261. Con un asfalto impecable (en junio de 2011) y por una carretera realmente estrecha, la lucha contra la pendiente es muy constante durante los algo más de 4 kilómetros que nos conduce a Carangas. La primera parte de la subida, de poco más de un kilómetro, transcurre por una zona muy arbolada que se despeja en ocasiones para permitirnos observar como rápidamente hemos cogido mucha altura y la carretera que serpentea el valle se va quedando más y más abajo. Las rampas oscilan, en ese momento, en torno al 8-11%, con alguna curva de herradura. Pero el espectáculo visual posterior no tendrá parangón: carretera excavada en la roca dibujando increibles trazadas en forma de "Z". Una subida para enamorar a todo cicloturista que concluye, tras ese clímax, en el pueblo de Carangas. La altimetría que aquí expongo está realizada hasta la fuente del pueblo, la cual se encuentra tras atravesar un tramo hormigonado en bastante buen estado.

Unas imágenes de la ascensión:

En este desvío comenzamos la subida a Carangas.

La primera parte transcurre por una zona muy arbolada.

Una de las primeras herraduras de la subida.

Realmente estrecha la carretera.

Allí arriba la parte central y más impresionante...

Una nueva imagen de esa tremenda parte central...

Bellísima ascensión, como vemos aquí.

La carretera, impecable.

Una imagen desde arriba del serpenteo de la carretera.

El inicio, allí abajo...

Ya cercanos a la parte final.

Una imagen del mismo tramo desde arriba.

Y llegamos a Carangas.

El tramo hormigonado del pueblo de Caranga.

Aquí finalizamos la medición.

Pincha en el enlace para ver la subida en Google Maps: