En primer lugar hay que dejar claro que esto es una hipótesis de qué habría que hacer en concreto para posibilitar un final de etapa en el Gamoniteiru. En mi opinión puede que sea el planteamiento más económico, puesto que habilitar una explanada a 400 metros de las antenas parece incluso más dificultoso (y dañino para el medio, pero esa es mi opinión).

Plantear un final en el alto del Gamoniteiru parece una cuestión casi utópica, debido a la escasez de espacio en su cima, pero eso se puede solucionar en parte con el aprovechamiento de una explanada que existe a unos dos kilómetros de las antenas. De allí parte una pista que, debidamente acondicionada, permitiría dejar el grueso de la infraestructura de una meta de una toda una Vuelta a España. Cuitu Negru y Bola del Mundo son ejemplos válidos similares a los del coloso de la sierra del Aramo. El perfil de la ascensión es éste:


Las características de la ascensión al Gamoniteiru, aprovechando la Cobertoria por Lena, y la situación del desvío a la explanada.




Unas imágenes de los primeros metros de la pista que nos conduce a la explanada.

Mapa de situación de la ascensión al Gamoniteiru y el desvío a la explanada (aproximado).

En la imagen de la derecha se ve la parte final de esa pista y la llegada a la explanada. La distancia entre el desvío y la explanada es de 1-1,5 kms.


Pero a todo esto, que parece acercar un final en el Gamoniteiru, hay que añadir el interés que se ponga en posibilitarlo. Del Angliru existen referencias ya en los años 80, pero no fue sino el empeño que puso José Antonio Muñiz, alcalde de Riosa, Lali Llano, Salva y muchos otros, además, que duda cabe, del gran interés de Enrique Franco, director de la carrera, lo que hizo posible aquel 12 de septiembre de 1999, León-Alto del Angliru...

Ahora son las autoridades de Quirós y Lena, además de Javier  Guillén, director de la Vuelta en la actualidad, los que tienen la palabra.